Wednesday, April 21, 2010

Compromisos

Yo le soy infiel a todas y tal vez por ello siempre busco una que me satisfaga más que la presente. De vez en cuando, en esa búsqueda, nos encontramos con sorpresas inesperadas. Otras veces somos muy conscientes de lo que buscamos y hasta, a veces, compramos.


Entre estas últimas, yo busqué y encontré una verdadera joya: la Pilot Custom 743 con plumín Falcon. Ciertamente no es una pluma barata, ni especialmente bella, pero el plumín flexible combinado con el flujo abundante hacen de la misma una pluma de esas que uno no quiere olvidar fácilmente, por muchas tentaciones que se interpongan en el camino.

Las sorpresas son, sin embargo, aún más agradables. Si donde uno menos lo espera salta la liebre, en el terreno de las plumas esos majuelos son las subastas y los mercadillos. En las primeras, uno se deja a menudo llevar por una liebre atractiva en precio y apariencia. En los segundos, su condición externa, frecuentemente sucia y desaliñada le hacen pensárselo mucho a uno, ya de por sí dubitativo, antes de adoptar un nuevo paciente. Pero a veces merece de verdad la pena. Entre esas sorpresas yo me quedo siempre con una pluma muy femenina: la Pilot Lady Pearl con un plumín que en su discreción es una maravilla de suavidad y fiabilidad. Llegó por correo después de una puja muy modesta, de apenas 1500 yenes, y tuve que limpiarla a fondo antes de poder entintarla pues estaba completamente obturada con tinta rancia.



Más recientemente ha caído en mis manos una Platinum de bolsillo con un plumín nominalmente flexible. Parece que tiene cuarenta y tantos años en sus gavilanes, pero no se notan en absoluto en esa aleación de un 75% de oro. No es realmente flexible, tan sólo muestra cierta tolerancia a la presión: springy but not flexible, diría un angloparlante. Pero basta para que escribir con ella sea un placer muy superior al de escribir con una plumín completamente rígido --lo que en el argot se llama una aguja, a needle—como es el de la Sailor con la que escribí el primer borrador de este texto.

Y así, después de esta declaración pública de infidelidad, lanzo una pregunta al aire: si tuvierais que escoger una única pluma para amarla y honrarla, en la salud y en la enfermedad, y serle fiel hasta que la muerte os separara, ¿cuál sería? Y, además, ¿qué tinta usaríais en ella?

Espero vuestras respuestas y comentarios.

(Sailor Pocket Pen 18WG – Pelikan Brilliant Brown)

Bruno Taut

Inagi, 14 de abril, 2010
[labels: estilofilia, Pilot, Platinum, Sailor]

2 comments:

Kino-san said...

Vaya con la preguntita. Parece requerir una respuesta más dificil de lo que realmente es.En mi caso la respuesta está clara, Pilot Myu 701 con su tinta Pilot azul original. Razones: su simplicidad no tiene competencia, acero inoxidable ( me encanta ), líneas puras, patinaje artístico al escribir...
Bien, parece estar claro que me gusta

Bruno Taut said...

Kinno-san:

De la 701 habremos de hablar algún día. En realidad, da para varias entradas: las virtudes intrínsecas de esa pluma, la inflación en su precio, su presencia en Madrid, ... ¿Alguien se anima a escribir algo sobre ella?

Le alabo el gusto, Kinno-san.

Bienvenido al foro. Y siéntase usted libre de colaborar cuando le apetezca. Esta casa es su casa.

Bruno Taut

Post a Comment

Your comments are welcome and appreciated.
Tus comentarios son siempre bien recibidos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...