Sunday, November 6, 2016

Las Danitrio Japonesas

Some weeks ago, my fellow blogger and friend Pedro Haddock published a very interesting article on a Danitrio pen on his blog “El pajarete orquidiado”. I then thought that I could offer some additional information on the story of the Ban-ei pens commissioned by Danitrio in the mid 1990s. This is the resulting text, this time written in Spanish as the information in this language on Danitrio is scarce.

I also wanted to recommend a visit to Pedro Haddock’s blog, one of the most interesting pen blogs written in Spanish. Remember that online translators are there to help you.


Danitrio, como ya está bien explicado, es esa empresa californiana fundada por el taiwanés Bernard Lyn que ahora se centra en plumas de lujo con decoración maki-e. El embrujo de esta decoración de Asia Oriental atrapó a su fundador alrededor del año 2000, pero previamente había hecho alguna aproximación muy interesante. Para explicarla hay que retroceder bastantes años.

La figura de Sakai Eisuke tiene algo de mito en Japón. Nació en 1916 y desde su adolescencia estuvo dedicado a aprender los secretos del rokuro”, el torno tradicional japonés. Alrededor de los años 70 dirigió un pequeño grupo de artesanos –Tsuchida, Ginjiro, Nakamura, Takahashi— en la producción de unas plumas de gran calidad, pero sin nombre. Son las denominadas “Ban-ei” (挽栄), que era el nombre de trabajo de Sakai Eisuke, o “Tsuchida” (Tsuchida Shuichi), que era el encargado del montaje final de las piezas. En muchas de ellas, la única marca que permite su identificación es el grabado de las letras GK en el plumín. GK era Kabutogi Ginjiro, pero no era el único proveedor de plumines para estas plumas, por lo que hay otras plumas con el mismo origen, pero sin grabado identificador alguno.


Varios ejemplos de plumas Ban-ei.

Casi todas estas viejas Ban-ei eran plumas de cuentagotas con válvula de cierre (sistema de cuentagotas japonés), aunque hay ejemplos de llenado por “plunger filler”. Casi todas ellas están decoradas con laca urushi, o con motivos maki-e muy discretos. Pero hay un reducido número de plumas con decoraciones muy lujosas, habitualmente producto de encargos especiales.

Las fechas de esta operación son inciertas y nunca está claro cuáles son los artesanos que intervienen en cada una de esas plumas. Las plumas más recientes de este grupo son de 2004. Y Sakai Eisuke falleció en 2011.


Tres Ban-ei. La primera desde arriba lleva el grabado el nombre Ban-ei en la banda del capuchón. Las otras dos, no.



Dos de los plumines (en el centro y a la derecha) llevan grabadas las iniciales GK, de Kabutogi Ginjiro. El tercero (a la izquierda), perteneciente a la encargada por Danitrio, no. Este plumín fue fabricado por Sailor.

El anonimato de este grupo se rompió brevemente a mediados de los años 90. Bernard Lyn les propuso hacer una serie de plumas para Danitrio. Llevarían grabado el nombre Ban-ei, en japonés y en caracteres latinos (挽栄 - Ban-ei), y serían unas ediciones limitadas de pocos cientos de unidades. Y Danitrio no las firmaba.


Tres Danitrio japonesas.


En los capuchones, a la izquierda, se pueden ver los grabados "Ban-ei". El más cercano de los plumines fue hecho por Kabuitogi Ginjiro. Los otros dos son Sailor.

Estas son las Danitrio Ban-ei, las Danitrio japonesas: plumas hechas en Japón, por un grupo de venerables artesanos japoneses para una empresa estadounidense dirigida por un taiwanés. Todas ellas son plumas de cuentagotas japonés y con decoración de laca urushi o maki-e muy discreto. Los plumines son, en su gran mayoría, Sailor, aunque hay un reducido número de ellos hechos por el mencionado Kabutogi Ginjiro. Estos llevan una inscripción en japonés: 復刻手造万年筆, réplica hecha a mano. ¡Réplica hecha por el propio Kabutogi!


Una Danitrio Ban-ei con decoración "shu-urushi".

Al contrario que las Ban-ei quasi-anónimas, estas Danitrio japonesas se encuentran más fácilmente fuera de Japón. Al fin y al cabo, Danitrio tiene su mercado, sobre todo, en Estados Unidos.


Ban-ei con plumín Henckel – Pilot azul

Bruno Taut
Nakano, octubre de 2016
etiquetas: Ban-ei, Danitrio, Kabutogi Ginjiro, Japón, Estados Unidos, maki-e

2 comments:

Pedro Haddock said...

Magnífico y esclarecedor trabajo, querido amigo. Un fuerte abrazo.

Bruno Taut said...

Muchas gracias, Pedro. Es un placer tenerte en estas páginas.

BT

Post a Comment

Your comments are welcome and appreciated.
Tus comentarios son siempre bien recibidos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...